BASE BIOQUÍMICA Y NEUROANATOMÍA DE LA DEPRESIÓN.

Actualmente, los aportes de técnicas de neuroimagen están intentando validar la presencia de factores neuroquímicos y neuroanatómicos para explicar la presencia de depresión en algunas personas. No obstante, es importante mencionar que en la depresión influyen tanto factores externos como internos. Finalmente, es fundamental comprender que ante la primera manifestación de síntomas depresivos es necesario acudir a un profesional de la salud mental que valore el tratamiento pertinente.

PSICONEUROINMUNOLOGÍA.

Nuestra mente y nuestras emociones influyen irremediablemente en la salud de nuestro cuerpo y en su capacidad para enfermar y recuperarse. Mente y emociones influyen en el cuerpo a través del sistema nervioso vegetativo y de las secreciones hormonales, y éstos sobre el sistema inmunitario modulando su respuesta. Las enfermedades son el resultado de un desequilibrio a nivel bio-psico-social-medioambiental y han de verse como un aviso del cuerpo de que hay que cambiar algo en nuestra vida. Nuestra mente se comunica con nuestras células, nuestras células se comunican entre sí y con nuestra mente. Los síntomas nos ayudan a tomar conciencia para iniciar un cambio en nuestra vida.  Si no les hacemos caso, seguiremos enfermando.  La psicoterapia para enfermedades funcionales puede aportar más beneficios que los tratamientos farmacológicos. También como complemento de tratamientos de otras enfermedades como algunas autoinmunes o el cáncer pueden ser beneficiosas.

DIFERENCIAS ENTRE ANSIEDAD Y DEPRESIÓN.

Mientras que el origen de la depresión suele ser de índole psicológica, las causas que provocan la ansiedad son más variadas: sustancias como el alcohol, los broncodilatadores o drogas como la cocaína o la marihuana son claros detonadores de este tipo de trastornos. Una dieta deficiente (por ejemplo, niveles bajos de vitamina B12) también puede contribuir al estrés o a la ansiedad. En casos muy poco comunes, un tumor de la glándula suprarrenal puede causar ansiedad o síntomas similares al estrés.

TRASTORNOS DE ANSIEDAD.

La terapia cognitiva conductual es un tipo de psicoterapia que a menudo se usa para tratar los trastornos de ansiedad. Enseña diferentes formas de pensar y comportarse. Puede ayudarle a cambiar cómo reacciona ante las cosas que le causan miedo y ansiedad. Puede incluir terapia de exposición, la que se enfoca en confrontar sus miedos para que pueda hacer las cosas que ha estado evitando Los medicamentos para tratar los trastornos de ansiedad incluyen medicamentos contra la ansiedad y ciertos antidepresivos. Algunos tipos de medicamentos pueden funcionar mejor para tipos específicos de trastornos de ansiedad. Debe comunicarse bien con su profesional de la salud para identificar qué medicamento es mejor para usted. Es posible que deba probar más de un medicamento antes de encontrar el correcto