14 CONSEJOS PARA TENER MÁS FUERZA DE VOLUNTAD.

Todos o casi todos sabemos o tenemos una idea respecto a qué es la fuerza de voluntad, siendo fácil encontrar algún ejemplo de esta capacidad o de su ausencia. Pero de cara a mejorar la comprensión de qué estamos proponiendo incrementar, es útil hacer una breve definición sobre el concepto del que estamos hablando. Se entiende por fuerza de voluntad a aquella capacidad o habilidad para perseguir un objetivo concreto a pesar de la existencia de obstáculos, dificultades y distractores. No se trata de saber llegar al objetivo en sí, sino de persistir en la voluntad de lograrlo a pesar de que podamos no saber cómo afrontar las dificultades que nos impiden llegar a él. Estaríamos pues ante la idea de no ceder en nuestras pretensiones, no rendirnos y perseverar aunque no veamos resultados inmediatos. La fuerza de voluntad suele correlacionar positivamente con la capacidad de demora de gratificación: las personas que son capaces de posponer la obtención de una gratificación con el fin de ser recompensados más adelante con algo que les motive especialmente. Observemos los ejemplos puestos en el primer párrafo de este artículo: perder peso o ir al gimnasio. El objetivo es algo deseado y gratificante para quien se lo marca como meta, pero requiere de un esfuerzo continuado a lo largo de un tiempo que puede ser relativamente prolongado. Y entre medio van a aparecer continuas tentaciones en forma de comida, bebida, planes u obstáculos como cansancio e incluso sufrimiento. Lo mismo ocurre con quien quiere dejar de fumar: sabe que es algo que quiere dejar, pero coger un cigarrillo le produce satisfacción a nivel inmediato. Sólo aquellas personas que sean capaces de resistir la tentación de obtener un refuerzo inmediato para conseguir su objetivo conseguirán persistir hasta llegar a alcanzar su meta (aunque puedan tener alguna caída puntual).

LAS 10 RAZONES PARA DEJAR DE JUZGAR A LOS DEMÁS.

No es poco frecuente juzgar a los demás conociendo poco de ellos. Pese a que no nos gusta que nos juzguen de manera incorrecta, es habitual juzgar a otras personas todo el tiempo. Nos juzgan y juzgamos constantemente, incluso muchas veces sin darnos cuenta del daño que hacemos. Lo peor de todo es que pasamos tanto tiempo juzgando a los demás, que muchas veces no invertimos el tiempo necesario en mirarnos a nosotros mismos y reconocer nuestras propias limitaciones. Para entender las causas de por qué juzgamos o criticamos a los demás, los científicos llevan tiempo investigando que zonas del cerebro actúan cuando lo hacemos.

¿CÓMO AFECTAN LAS EMOCIONES A NUESTROS RECUERDOS? LA TEORÍA DE GORDON BOWER.

Desde la psicología encargada de estudiar cómo pensamos, cómo tomamos decisiones y cómo buscamos explicaciones sobre lo que percibimos, se dice muchas veces que los seres humanos intentamos hacer encajar entre sí las ideas hasta alcanzar un todo coherente que no deje lugar a la ambigüedad o la contradicción. Es lo que sugieren, por ejemplo, estudios sobre el Efecto Forer o el sesgo de confirmación. Sin embargo, en lo tocante a nuestra manera de recordar las cosas, este sistema de organizar coherentemente la realidad va mucho más allá de eso: intenta trabajar no sólo con las ideas, sino también con las emociones. Es lo que sugieren los estudios del famoso psicólogo cognitivo Gordon H. Bower.

ESCUCHA ACTIVA: LA CLAVE PARA COMUNICARSE CON LOS DEMÁS.

Referencias bibliográficas Arnold, K. (2014). Behind the Mirror: Reflective Listening and Its Tain in the Work of Carl Rogers. The Humanistic Psychologist, 42(4): pp. 354 - 369. Estanqueiro, A. (2006). Principios de comunicación interpersonal: para saber tratar con las personas. Madrid: Narcea Ediciones. Lackie, B. (1977). Nonverbal communication in clinical social work practice. Clinical Social Work Journal, 5(1): pp. 43 - 52. Marshall, A. (2021). What is Active Listening?. Mental Health Matters.

​VALIDACIÓN EMOCIONAL: 6 CONSEJOS BÁSICOS PARA MEJORARLA.

La validación emocional es un proceso de aprendizaje, entendimiento y expresión de la aceptación de la experiencia emocional de otro individuo o de uno mismo (autovalidación emocional). Lo contrario de la validación emocional es la “invalidación emocional”, que se refiere al rechazo, la ignorancia o el juicio de la experiencia emocional de otra persona. La validación emoción mejora las relaciones interpersonales ya que la otra persona se siente comprendida, reconocida, y favorece el aumento de la verbalización de lo que el otro piensa y siente, pues éste se siente escuchado. Esto provoca un incremento de la confianza entre los dos y establece la base para crear una buena relación.

DIFERENCIAS ENTRE HAMBRE FÍSICA Y HAMBRE EMOCIONAL: COMER SIN NECESIDAD PASA FACTURA.

El hambre es un instinto de todos los animales, incluyendo al ser humano. Es una necesidad de primer rango que nos empuja a orientar nuestras acciones hacia la consecución de un objetivo muy simple: buscar y consumir alimentos. Pero, ¿podemos comer sin tener hambre realmente, aunque sientas que sí la tienes? Puede sonar extraño, pero esto sí puede pasar: nuestras costumbres alimenticias no solo se basan en las necesidades objetivas del cuerpo, sino también en nuestras creencias acerca de la cantidad que es normal consumir cada día y lo que no lo es. En este artículo hablaremos de ese curioso fenómeno por el cual somos capaces de crear la necesidad de comer automáticamente y sin que el estómago nos lo exija. Es lo que se conoce como hambre emocional.

HAMBRE EMOCIONAL: QUÉ ES Y QUÉ SE PUEDE HACER PARA COMBATIRLA.

El hambre física o fisiológica, una vez que aparece, tiende a incrementarse gradualmente y puede satisfacerse con cualquier tipo de comida, de manera que se puede elegir una comida saludable sin problemas. Una vez que comes, no necesitas más, ya que experimentas la sensación de saciedad. Por el contrario, el hambre emocional se presenta de manera repentina con deseos de comer un alimento en específico, especialmente comida no saludable; sin embargo, una vez que logras satisfacer el antojo, esa “hambre” aparente no desaparece, pues quieres seguir comiendo. Desde pequeños, consciente o inconscientemente, vamos asociando la comida con las emociones. Por ejemplo, la sensación de seguridad de un bebé al tomar su leche en los brazos de papá o mamá; las recompensas con dulces o comida no saludable por haber obtenido un logro, ya sean buen comportamiento o altas calificaciones. Incluso, existe una frase popular que dice: “las penas con pan, son menos”, de manera que aprendemos que la tristeza, el abandono, el resentimiento, entre otras, se reducen con comer. En situaciones de tristeza o felicidad, la comida puede activar reacciones en el cerebro que son placenteras. Un ejemplo de esto son los chocolates, que desencadenan un compuesto llamado feniletilamina, la cual genera un estado de bienestar; además, el chocolate libera endorfinas y serotonina, por lo que es considerado un antidepresivo natural.

TÉCNICAS DE CONTROL EMOCIONAL: 10 ESTRATEGIAS EFECTIVAS.

Cada uno de los recuerdos que conforman nuestra historia vital tiene asociada una carga emocional, y es que no hay nada que nos haga sentir más vivos que las emociones. Quizás por ello, uno de sus grandes iconos de representativos sea la figura del corazón, el órgano que mantiene nuestras vidas. Las emociones hacen que saquemos lo mejor de nosotros, pero también pueden sacar lo peor de nuestro ser, y con esto no me refiero únicamente a las emociones negativas como la rabia o el miedo, porque incluso una carga excesiva de emociones positivas como la alegría puede llevarnos a la euforia y con ello al descontrol de nuestra conducta. Por este motivo casi ninguna de nuestras emociones elude el filtro de la conciencia. Si tenemos en cuenta que continuamente sentimos, fácilmente reconoceremos que también continuamente las personas canalizamos o reprimimos nuestros sentimientos, por lo que todos tenemos un cierto control emocional que ejecutamos de forma automática y por tanto inconsciente. Pero a pesar de este control que tenemos, en parte aprendido y en parte escrito en nuestro material genético, todas las personas en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido alterados o fuera de control debido a nuestras vivencias emocionales.

LAS 10 REGLAS ESENCIALES PARA LIBERAR EL LASTRE EMOCIONAL.

Lastre emocional, ¿cómo podemos deshacernos de las cargas emocionales? ¿Existe alguna forma de disminuir la carga emocional, el estrés y los pensamientos intrusivos? En el transcurso de nuestra vida experimentamos sentimientos nocivos que quedan latentes en la memoria vital. La consecuencia es un lastre de rencores, aflicciones, miedos y conflictos pero, ¿podemos hacer algo por nuestra higiene emocional? Seguidamente te ofrecemos el decálogo de las diez técnicas para eliminar estas cargas emocionales. El lastre emocional debe ser depurado antes de que no puedas tirar adelante con él.

INTOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN: 5 TRUCOS Y ESTRATEGIAS PARA COMBATIRLA.

No podemos negar que, cuando sentimos frustración, las emociones y pensamientos que se generan son muy intensos. El malestar existe y lo sentimos como algo real, aunque nos digan que se trata sólo de una ilusión o que mantenemos una actitud exagerada, o que buscamos el perfeccionismo y parecemos obsesivos… La sensación de frustración no es agradable, pero tampoco insoportable. Con la determinación que nace de esta idea debemos cambiar nuestra actitud y nuestro diálogo interno para comprobar por nosotros mismos que esos pequeños “fracasos” pueden ayudarnos a fortalecernos y a empoderarnos. Así, el resultado siempre será una sensación mejor de bienestar. Por eso, antes de empezar a gestionar los sentimientos relacionados con la frustración debemos reconocer y aceptar que aunque parezca obvio, el mundo no gira en torno a lo que deseamos, y por lo tanto, es necesario asumir que no vamos a conseguir todo lo que queremos. Lo mejor que podemos hacer es pensar en que las recompensas a largo plazo suelen ser más gratificantes que las que son a corto plazo, y por eso debemos moderar el deseo de inmediatez y descubrir que muchas veces nos conformamos con menos justamente por esa impaciencia.