​TIPOS DE ANTIDEPRESIVOS: CARACTERÍSTICAS Y EFECTOS.

Los psicofármacos que combaten la depresión son estos. Los trastornos del estado de ánimo son, después de los trastornos de la ansiedad, los más prevalentes en la población. Dentro de estos tipos de trastorno, la depresión es el más conocido y frecuente. Se trata de un trastorno que causa grandes problemas en prácticamente la totalidad de los ámbitos vitales del ser humano, afectando tanto a cognitivo como emocional e interpersonal. Por este motivo su tratamiento es uno de los grandes objetivos de la psicología y de la psiquiatría, elaborándose distintos tipos de tratamientos tanto a nivel psicológico como el tratamiento cognitivo-conductual como farmacológico en forma de antidepresivos. Respecto a estos últimos, la investigación a lo largo de la historia ha producido numerosos tipos de antidepresivos con el fin de producir una mejora en la sintomatología depresiva evitando en lo posible efectos secundarios. Justamente sobre estos últimos hablaremos en el siguiente artículo: qué son las diferentes variedades de antidepresivos, qué las caracteriza y cuáles son sus efectos secundarios.

FOBIA SOCIAL: ¿QUÉ ES Y CÓMO SUPERARLA?

Fobia social: ¿qué es? Este trastorno se suele confundir con la timidez, pero no todas las personas tímidas sufren fobia social. Un estudio que llevó a cabo el National Institute of Mental Health (NIMH) y que fue publicado en Journal Pediatrics en 2011, el 50 por ciento de los adolescentes sufren timidez, pero de éstos, solamente el 12 por ciento cumple los criterios de Fobia social. La fobia social es un fuerte miedo irracional hacia situaciones de interacción social. Por ejemplo, la persona que padece Fobia social siente ansiedad extrema al ser juzgado por otros, al ser el centro de atención, por la idea de ser criticado por otros individuos e, incluso, al hablar por teléfono con otras personas. Los fóbicos sociales son conscientes de que no deberían sentirse tan mal ante las situaciones desencadenantes, pero son incapaces de controlar su miedo y su ansiedad. Además, suelen evitar las situaciones que provocan la sintomatología de este trastorno, pues no son capaces de soportar el malestar. Entre estos individuos existen diferentes grados del trastorno, y algunas personas pueden sentir los síntomas en algunas situaciones sociales (Fobia social específica), mientras otros pueden sentirlos en todas las situaciones sociales (Fobia social generalizada).

DIFERENCIAS ENTRE HAMBRE FÍSICA Y HAMBRE EMOCIONAL: COMER SIN NECESIDAD PASA FACTURA.

El hambre es un instinto de todos los animales, incluyendo al ser humano. Es una necesidad de primer rango que nos empuja a orientar nuestras acciones hacia la consecución de un objetivo muy simple: buscar y consumir alimentos. Pero, ¿podemos comer sin tener hambre realmente, aunque sientas que sí la tienes? Puede sonar extraño, pero esto sí puede pasar: nuestras costumbres alimenticias no solo se basan en las necesidades objetivas del cuerpo, sino también en nuestras creencias acerca de la cantidad que es normal consumir cada día y lo que no lo es. En este artículo hablaremos de ese curioso fenómeno por el cual somos capaces de crear la necesidad de comer automáticamente y sin que el estómago nos lo exija. Es lo que se conoce como hambre emocional.

HAMBRE EMOCIONAL: QUÉ ES Y QUÉ SE PUEDE HACER PARA COMBATIRLA.

El hambre física o fisiológica, una vez que aparece, tiende a incrementarse gradualmente y puede satisfacerse con cualquier tipo de comida, de manera que se puede elegir una comida saludable sin problemas. Una vez que comes, no necesitas más, ya que experimentas la sensación de saciedad. Por el contrario, el hambre emocional se presenta de manera repentina con deseos de comer un alimento en específico, especialmente comida no saludable; sin embargo, una vez que logras satisfacer el antojo, esa “hambre” aparente no desaparece, pues quieres seguir comiendo. Desde pequeños, consciente o inconscientemente, vamos asociando la comida con las emociones. Por ejemplo, la sensación de seguridad de un bebé al tomar su leche en los brazos de papá o mamá; las recompensas con dulces o comida no saludable por haber obtenido un logro, ya sean buen comportamiento o altas calificaciones. Incluso, existe una frase popular que dice: “las penas con pan, son menos”, de manera que aprendemos que la tristeza, el abandono, el resentimiento, entre otras, se reducen con comer. En situaciones de tristeza o felicidad, la comida puede activar reacciones en el cerebro que son placenteras. Un ejemplo de esto son los chocolates, que desencadenan un compuesto llamado feniletilamina, la cual genera un estado de bienestar; además, el chocolate libera endorfinas y serotonina, por lo que es considerado un antidepresivo natural.

LAS 10 REGLAS ESENCIALES PARA LIBERAR EL LASTRE EMOCIONAL.

Lastre emocional, ¿cómo podemos deshacernos de las cargas emocionales? ¿Existe alguna forma de disminuir la carga emocional, el estrés y los pensamientos intrusivos? En el transcurso de nuestra vida experimentamos sentimientos nocivos que quedan latentes en la memoria vital. La consecuencia es un lastre de rencores, aflicciones, miedos y conflictos pero, ¿podemos hacer algo por nuestra higiene emocional? Seguidamente te ofrecemos el decálogo de las diez técnicas para eliminar estas cargas emocionales. El lastre emocional debe ser depurado antes de que no puedas tirar adelante con él.

COMBATIR LA ANSIEDAD: 5 PAUTAS PARA REDUCIR LA TENSIÓN.

La ansiedad es un estado mental de anticipación, en que experimentamos nervios y desasosiego. Es una sensación desagradable que nos pone en tensión. La ansiedad es una respuesta normal de nuestro organismo, que interpreta que debemos ponernos alerta ante un acontecimiento cercano en el tiempo, pero algunas personas se ven secuestradas por la ansiedad y reportan una serie de síntomas y signos (psicológicos y somáticos) molestos. El sentimiento de ansiedad es particularmente difícil de describir, no siempre se puede relacionar con un origen concreto (un examen, unos resultados médicos, etc.) y se alimenta de las propias consecuencias que genera (como por ejemplo el aplazamiento de tareas pendientes).

¿PORQUÉ TENGO GANAS DE LLORAR? CAUSAS Y QUÉ HACER.

Llorar tiene un papel importante en nuestra psique, y es uno que nos resulta beneficioso: diferentes investigaciones reflejan que en una gran cantidad de casos el hecho de llorar nos lleva a aliviar nuestro estado emocional, al permitir que expresemos nuestras emociones y volquemos la energía que suponen estados de tensión y tristeza profunda. Sirven para reducir aumento del nivel de energía que generan emociones intensas como la tristeza o la rabia, de manera que el cuerpo se relaja y vuelve a un estado más sosegado y tranquilo. Las lágrimas, cuando son emocionales, tienen una composición que también favorece la liberación emocional. Concretamente ayudan a eliminar manganeso, prolactina y cloruro de potasio, a la par que endorfinas y sustancias analgésicas. Se expulsan pues sustancias que pueden resultar estresantes, a la vez que se liberan otras que ayudan a combatir el dolor y el sufrimiento.

10 CLAVES PARA AUMENTAR TU AUTOESTIMA EN 30 DÍAS.

Este artículo te muestra diez consejos para que puedas superar tus problemas de confianza. Uno de los problemas más frecuentes en mi consulta es la baja autoestima. La baja autoestima conlleva una percepción negativa sobre uno mismo, y es un factor que nos puede limitar mucho en nuestra vida diaria. Lo cierto es que, en muchas ocasiones, los pacientes no saben identificar que sufren una autoestima baja. ¿Por qué? Porque la baja autoestima conlleva a otro tipo de problemas que son la supuesta causa por la que acuden al psicólogo, problemas como síntomas de ansiedad, de depresión, problemas de conducta, estrés, adicciones, etc. y aquí van unos consejos para saber identificar qué es lo que nos están pasando y cómo podemos solucionarlo. Es fácil aumentar la autoestima, solo hay que ponerle un poco de empeño.

¿CÓMO NOS HA AFECTADO LA PANDEMIA MEDIANTE LA FOBIA A VIAJAR?

Las fobias específicas son una de las alteraciones más prevalentes en las sociedades modernas actuales, y constituyen una gran fuente de malestar tanto para quienes las padecen como para su entorno. Existen muchos tipos de fobia asociados a diversos desencadenantes específicos, y algunas de las más habituales son las fobias a determinados animales, a las agujas, a los espacios abiertos o a viajar. Cuando la persona entra en contacto con estímulos que le hacen sentirse en la proximidad de esos elementos fóbicos, sufre una subida repentina de sus niveles de ansiedad, hasta el punto de tener problemas para no perder el control de lo que hace. La hodofobia o fobia a viajar es una fobia asociada a un concepto a priori positivo como es el acto de viajar, pero que genera un gran malestar tanto a nivel emocional como físico o cognitivo en las personas que lo padecen. Así pues, la hodofobia o fobia a viajar es el miedo irracional a participar en cualquier viaje alejado de nuestro hogar con cualquier medio de transporte habilitado para tal fin, principalmente en avión, tren, coche o barco. Eso sí, no debe ser confundida con la fobia a los aviones, basada en el miedo concreto a sufrir un accidente en el interior de estos medios de transporte. Lo que da miedo en la hodofobia es la propia experiencia de salir de la región que nos resulta familiar, a la que nos hemos acostumbrado y/o que forma parte del lugar en el que habitan las personas con nuestro trasfondo étnico o cultural.

LOS EFECTOS PSICOLÓGICOS DE LA PANDEMIA.

Los efectos de la pandemia son por ahora un misterio, pero sí sabemos algo: que la pandemia continúa (desde los medios, nuestra vida social, la incertidumbre, etc.) y que ya ha causado unos estragos claros en las personas. Desde el mes de marzo, han aumentado en consulta (en mi caso, consulta totalmente online, ya que acompaño a personas de cualquier lugar del mundo) los casos de personas que estaban a punto de consumir medicación o de estar ya consumiéndola. En esos casos la recuperación existe, pero es más gradual y es necesario más tiempo. Por esta razón es importante atajar el problema cuanto antes y transformarlo en una solución (gracias a tu propio aprendizaje y cambio personal). Actualmente, los cambios que las personas más están necesitando es precisamente aprender a gestionar toda esta ansiedad, miedo, inseguridad y desánimo que nos ha contagiado la pandemia. Las emociones no son en sí mismas negativas, sino una información necesaria que nos ayuda a reaccionar, conocernos, adaptarnos y crecer. Ignorarlas implica que nos conquistan y terminamos por vivir en función de ese miedo y ansiedad, aunque la pandemia ya haya terminado. Si aprendes a entenderlas y a gestionarlas, las tendrás de tu lado para vivir con confianza, paz, aceptación, además de la prudencia necesaria (vivir "sin miedo" no solo es imposible sino disfuncional. El miedo es necesario pero que no conquiste tu vida lo es aún más).