¿CÓMO NOS HA AFECTADO LA PANDEMIA MEDIANTE LA FOBIA A VIAJAR?

Las fobias específicas son una de las alteraciones más prevalentes en las sociedades modernas actuales, y constituyen una gran fuente de malestar tanto para quienes las padecen como para su entorno. Existen muchos tipos de fobia asociados a diversos desencadenantes específicos, y algunas de las más habituales son las fobias a determinados animales, a las agujas, a los espacios abiertos o a viajar. Cuando la persona entra en contacto con estímulos que le hacen sentirse en la proximidad de esos elementos fóbicos, sufre una subida repentina de sus niveles de ansiedad, hasta el punto de tener problemas para no perder el control de lo que hace. La hodofobia o fobia a viajar es una fobia asociada a un concepto a priori positivo como es el acto de viajar, pero que genera un gran malestar tanto a nivel emocional como físico o cognitivo en las personas que lo padecen. Así pues, la hodofobia o fobia a viajar es el miedo irracional a participar en cualquier viaje alejado de nuestro hogar con cualquier medio de transporte habilitado para tal fin, principalmente en avión, tren, coche o barco. Eso sí, no debe ser confundida con la fobia a los aviones, basada en el miedo concreto a sufrir un accidente en el interior de estos medios de transporte. Lo que da miedo en la hodofobia es la propia experiencia de salir de la región que nos resulta familiar, a la que nos hemos acostumbrado y/o que forma parte del lugar en el que habitan las personas con nuestro trasfondo étnico o cultural.