ANGUSTIA.

La angustia es un estado afectivo que causa malestar, sensación de sofoco, sufrimiento mental e incluso tristeza. Está relacionada con el temor (miedo irracional), la desesperación y, en muchos casos, con la incertidumbre. El miedo a la separación, el acoso en la escuela o en el trabajo o los pensamientos irracionales e intrusivos, entre otras situaciones, pueden provocar angustia. Aparece en situaciones en las que la persona se enfrenta a situaciones difíciles, donde hay un elemento amenazante (físico o psicológico), pero también en aquellas situaciones en las que la persona no ve claro el camino a seguir y, por tanto, vive una situación de incertidumbre.

LAS EMOCIONES.

Las emociones más significativas son las que denominamos cómo emociones básicas (sorpresa, asco, miedo, felicidad, tristeza y enfado). Estas emociones básicas son parte del desarrollo natural de cada ser humano y son iguales para todos, independientemente del entorno del individuo. En general, son procesos relacionados con la evolución y la adaptación y tienen un trasfondo neural innato y universal. Además, tienen un estado emocional asociado característico, que podríamos llamar sentimiento.

MIEDO, ¿QUÉ ES Y CÓMO TRATARLO?

Existen diferentes técnicas psicológicas para afrontar el miedo, las más utilizadas son: Las técnicas de exposición. Consisten en exponerse de forma controlada y prolongada al estímulo que activa el miedo hasta que disminuya la activación. La exposición puede ser en imaginación, en vivo o mediante dispositivos tecnológicos de realidad virtual. No solo deberemos exponernos a los estímulos, sino también a los propios síntomas que produce la activación psicofisiológica (aumento del ritmo cardíaco y respiratorio, sudoración, temblor, etcétera) para no desarrollar miedo al propio miedo.La desensibilización sistemática. Consiste en exponerse a los estímulos ansiógenos de forma gradual y progresiva, de acuerdo a una lista jerarquizada previamente establecida, con el objetivo de reducir la activación psicofisiológica.

TRASTORNOS DE ANSIEDAD.

La terapia cognitiva conductual es un tipo de psicoterapia que a menudo se usa para tratar los trastornos de ansiedad. Enseña diferentes formas de pensar y comportarse. Puede ayudarle a cambiar cómo reacciona ante las cosas que le causan miedo y ansiedad. Puede incluir terapia de exposición, la que se enfoca en confrontar sus miedos para que pueda hacer las cosas que ha estado evitando Los medicamentos para tratar los trastornos de ansiedad incluyen medicamentos contra la ansiedad y ciertos antidepresivos. Algunos tipos de medicamentos pueden funcionar mejor para tipos específicos de trastornos de ansiedad. Debe comunicarse bien con su profesional de la salud para identificar qué medicamento es mejor para usted. Es posible que deba probar más de un medicamento antes de encontrar el correcto